Cómo probar una junta homocinética

Las juntas homocinéticas o de velocidad constante se encuentran en todos los ejes de vehículos con tracción delantera, así como en muchos modelos de tracción trasera y en las cuatro ruedas. Las juntas homocinéticas funcionan de manera similar a las juntas universales, ya que permiten que los semiejes del eje delantero giren y giren de forma independiente. Las juntas homocinéticas fallan por una de dos razones: la funda de goma que protege la junta de los contaminantes de la carretera falla o simplemente se desgastan. Casi universalmente, la junta exterior más cercana a la rueda se desgastará antes que la junta interior, ya que está sujeta a más tensión a medida que giran las ruedas del vehículo. Si la bota se daña, la junta generalmente fallará dentro de las 3,000 millas.

Paso 1

Examine las botas de goma ubicadas en el semieje junto a la rueda. Si muestra signos de daño o está cubierto de grasa, el maletero se ha visto comprometido.

Paso 2

Acelere y desacelere rápidamente, pero con suavidad, tomando nota de cualquier sacudida o estremecimiento ubicado en los ejes mientras escucha un sonido de “golpeteo”. Gire el volante completamente hacia un lado y acelere lentamente, girando en un círculo cerrado. Repita en la otra dirección. Cualquier sonido de chasquido, chasquido o chasquido fuerte es una indicación de una mala articulación.

Levante el vehículo con el gato y colóquelo en los soportes del gato, a lo largo del marco del vehículo, de modo que los soportes no interfieran con la rotación del eje. Coloque una mano a cada lado de la junta homocinética y gire el eje hacia adelante y hacia atrás en direcciones opuestas. Si se siente excesivamente descuidado o hace chasquidos, es necesario reemplazar la articulación.

Síntomas de un eje CV defectuoso en un automóvil

El eje CV (velocidad constante) es un componente muy importante en la mayoría de los vehículos de tracción delantera y trasera. Al conectar dos ejes giratorios fijos con un conjunto de juntas homocinéticas, el eje mantiene la estabilidad de la dirección mientras maneja los altibajos de la suspensión del vehículo. Ya sea a través del tiempo o por daños, el eje puede comenzar a fallar y producirá algunas señales de advertencia.

Vibraciones y estremecimientos

A medida que las articulaciones del eje CV comienzan a erosionarse, pueden crear puntos ciegos o duros. Cuando esto sucede, el eje se atascará al girar y durante la aceleración del vehículo. Esto puede provocar vibraciones o temblores en el área de la suspensión delantera que se moverán rápidamente a través del automóvil durante la aceleración y desaceleración; el punto focal más probable será el volante.

Tarareando y gruñendo

Como muchos componentes, el eje CV y ​​las articulaciones necesitan lubricación para funcionar sin problemas con el calor constante generado por un automóvil. Si esa lubricación comienza a disiparse, muy probablemente a través de fugas en las botas del eje, esto puede dañar los engranajes y los cojinetes de las ruedas. Cuando esto sucede, el vehículo producirá un zumbido y un gruñido a medida que aumenta la velocidad y disminuye la lubricación.

Otros ruidos

Además del zumbido, un eje CV defectuoso puede desarrollar cualquier cantidad de clics, estallidos y ruidos a medida que empeora el daño en las articulaciones del eje. Si se escucha un ruido metálico mientras acelera o desacelera, puede significar daños en las juntas homocinéticas internas y externas. Los golpes continuos, mientras se conduce a bajas velocidades, también pueden deberse a daños en las articulaciones. Los sonidos de chasquidos o chasquidos pueden ser indicativos de una articulación externa defectuosa. Si se produce alguno de estos ruidos, se debe llevar el vehículo a un taller de reparaciones para que se investigue más a fondo.

En dado caso de requerir el Eje CV para su vehículo, podrá cotizarlo en MercaPartes y a la brevedad recibirá precios y garantías de los diversos vendedores afiliados a la plataforma.