CÓMO FUNCIONA EL SISTEMA DE FRENOS DE SU AUTOMÓVIL Y CÓMO MANTENERLO

Cómo funciona el sistema de frenos de su automóvil y cómo mantenerlo

Saber cómo funciona su sistema de frenado es algo importante para todos los conductores. La seguridad siempre debe ser una prioridad cuando se trata de conducir y el buen funcionamiento de los frenos debe estar a la vanguardia de la mente de todos los conductores.

Por favor, siga leyendo para obtener más información sobre cómo funciona exactamente su sistema de frenado y algunas cosas que cada conductor puede hacer para mantener un funcionamiento óptimo. 

Sistemas de frenado 101

En lo que respecta a los frenos, todos los automóviles modernos vienen equipados con frenos de funcionamiento del sistema hidráulico en las cuatro ruedas. Los frenos delanteros se consideran más importantes que los traseros, dado que durante el proceso de frenado, el peso se desplaza hacia la parte delantera del vehículo.

Debido a esto, los frenos de disco se utilizan a menudo en la parte delantera debido a sus niveles de eficiencia. Por el contrario, los frenos de tambor se utilizan generalmente en las ruedas traseras. Sin embargo, también es importante tener en cuenta que muchos automóviles caros y vehículos de lujo emplean frenos de disco en las ruedas delanteras y traseras. 

Frenos hidraulicos

El tipo principal de sistema de frenos de su automóvil es un sistema hidráulico. Este sistema funciona con cilindros conectados por tubos de freno que reciben líquidos a través del circuito de freno hidráulico.

Cuando conduce y presiona el pedal del freno, esto, a su vez, hace que una varilla de empuje ejerza fuerza sobre el pistón en el cilindro maestro, lo que luego hace que el líquido de frenos fluya hacia una cámara de presión y aumente la presión del sistema hidráulico.

El aumento de presión fuerza al fluido a través de las líneas hidráulicas hacia uno o más pistones de la pinza que luego aplican fuerza a las pastillas de freno de su vehículo. En general, los componentes de un sistema de frenado hidráulico incluyen el pedal del freno, el cilindro maestro del freno, los cilindros de las ruedas, los reforzadores del freno y las tuberías del freno. 

Claves para el mantenimiento de los frenos

Si bien los sistemas de frenado son ciertamente complejos y es importante no intentar solucionar ningún problema sin capacitación previa, hay algunas cosas que los propietarios de vehículos piden a sus mecánicos automotrices certificados para asegurarse de que los frenos reciban el mantenimiento adecuado. 

Revise las pastillas de freno y los rotores :  la ubicación de las pastillas de freno y los rotores entre el sistema de frenado y los neumáticos significa que experimentan regularmente una gran fricción y esto requiere un mantenimiento frecuente.

Los contactos regulares entre los neumáticos y las pastillas de freno generarán calor y provocarán un desgaste regular. Si nota el olor a goma quemada o que necesita presionar el freno con más fuerza para lograr resultados, definitivamente es hora de ir a revisar sus pastillas de freno y rotores. Asegúrese de inspeccionar también la profundidad de las pastillas de freno para asegurarse de que haya suficiente resistencia cuando estén en uso. 

Cambie el líquido de frenos: El líquido de frenos es un elemento crucial de su sistema de frenos porque actúa como intermediario cuando presiona el pedal del freno y las pastillas tocan los neumáticos. Cuando pisa el pedal, la presión se transfiere a través de su cilindro maestro, a través de sus líneas de freno y hacia las pinzas, que a su vez transfieren presión a las pastillas y rotores de los frenos. 

Si entra humedad en el líquido de frenos, puede provocar la corrosión de diferentes partes metálicas de su sistema de frenos y provocar daños. Debido a esto, es crucial que esté atento a una calidad turbia u opaca en su líquido de frenos; asegúrese de cambiarlo cada dos años o cada 30.000 a 40.000 millas. 

Purgue sus líneas: Otro proceso de mantenimiento importante que debe recordar es el sangrado regular de las líneas de los frenos para eliminar el exceso de aire. Si hay aire atascado en la línea de freno, puede alterar el equilibrio de presión y provocar ineficiencias. 

La purga de aire de las líneas debe realizarse cada 2 o 3 años y puede completarse durante el mantenimiento programado regularmente. El proceso de purga presionará el pedal del freno mientras ajusta la válvula de purga y garantizará que su sistema esté funcionando de la manera más eficiente posible.

Cuidado general: El mantenimiento adecuado de los frenos también significa evitar situaciones que puedan conducir al deterioro de los frenos tanto como sea posible. Ejemplos de esto incluyen evitar conducir en condiciones climáticas adversas como lluvias intensas y hielo, tratar de no transportar demasiado peso o carga con regularidad y tener cuidado al conducir para evitar frenadas fuertes y frecuentes. Limitar estas acciones ayudará a su vez a reducir el desgaste de los frenos.